jueves, 26 de junio de 2014

Tecnologías solares, una opción para zonas rurales

Energética, con apoyo del programa ESMAP (Energy Sector Management Assistance Program), administrado por el Banco Mundial y la Fundación Alimentaris (Suiza), están ejecutando el proyecto “Despliegue de Nuevas Tecnologías Solares para Zonas Rurales Aisladas: Apoyando su Adopción en América Latina”. El objetivo fue seleccionar, instalar, probar en campo y laboratorio equipos fotovoltaicos denominados de tercera generación, que incorporan innovaciones tecnológicas relevantes, trabajos que se presentaron en un taller internacional desarrollado en Cochabamba.
El taller cumplió su propósito de sentar las bases de discusión y los lineamientos de trabajo para los próximos seis meses, para que se elabore una propuesta tanto en el aspecto técnico como en el aspecto institucional de cómo se debería trabajar para una difusión intensiva de estas nuevas tecnologías fotovoltaicas, explicó Miguel Fernández, director ejecutivo de Energética. Se analizó el uso de nuevas tecnologías solares de tercera generación para su aplicación en electrificación rural. En el encuentro participaron representantes de siete países que intercambiaron conceptos y experiencias sobre la aplicación de estas nuevas tecnologías; es decir, de sistemas fotovoltaicos de última generación que usan básicamente iluminación led, baterías de litio, baterías recargables y microelectrónica.

Fernández explicó que la característica especial de estos equipos es su costo, puesto que valen entre el 30 y 50% menos de lo que cuesta un sistema fotovoltaico convencional y son más livianos, portables y modulares. Por ejemplo, “en Bolivia estamos instalando sistemas fotovoltaicos que cuestan casi mil dólares y pesan cerca de 50 kilos, en muchas zonas donde no hay electricidad estamos caminando hasta ocho, diez horas con estos equipos llevándolo a pulso”, explicó.

Con las nuevas tecnologías, un equipo que dé los mismos servicios a las familias campesinas, es decir, que puedan tener, luz radio, incluso televisor y cargador de celular, costaría entre $us 300 y 500 como máximo, pero además con equipos que pesan no más de seis kilos, entonces todas estas ventajas son importantes de mencionar”, añadió.

Fernández mencionó que el gran problema de estas tecnologías es que no se conocen en el país y la región, por esa razón este evento reunió a expertos de diferentes países donde se trabaja con las mismas.

Participaron personas de universidades, laboratorios y centros de testeo que están viendo la parte técnica del rendimiento y las pruebas de laboratorio. También personas que están en esferas del Gobierno tomando decisiones, diseñando planes, y varias agencias de cooperación internacional que están apoyando el desarrollo de nuevas tecnologías.

El experto dijo que este trabajo continuará por lo menos un año; la siguiente fase implica la instalación y medición de casi mil unidades de estos equipos en Bolivia y Argentina, para hacer un testeo en campo y laboratorio.

Comenzará en junio, de manera que podamos tener no solamente recomendaciones teóricas sino que podamos mostrar a la población que estas tecnologías son válidas, seguras y confiables, aseveró Fernández.

Finalmente, el director de Energética indicó que los resultados y recomendaciones que se obtengan del estudio servirán para facilitar la toma de decisiones sobre la introducción de estas nuevas tecnologías en un contexto de aplicaciones para comunidades rurales.

“El desarrollo de este proyecto cuenta con la participación de la Fundación Alimentaris en la supervisión de operaciones en Argentina, el Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid y el Centro de Energías Renovables de la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima, queda abierta la participación y apoyo de otros potenciales aliados”, afirmó Miguel Fernández.
 

sábado, 21 de junio de 2014

Crece el Potencial Eólico con la Fase II de Qollpana

El potencial eólico en Bolivia crece, no sólo por la instalación de 21 MW de potencia adicional en el parque eólico de Qollpana en la Fase II, sino porque en breve se conocerá el resultado de las 9 Estaciones de Medición Eólica, instaladas por ENDE en diferentes lugares del país.
Servirán para definir el potencial energético de estas zonas y específicamente donde se podrían instalar nuevos parques eólicos, afirmó el gerente general de la Empresa Eléctrica Corani S.A., Carlos Rocabado.

La Empresa Corani trabaja en la diversificación de la matriz energética nacional mediante el aprovechamiento de energías renovables no convencionales, de acuerdo a lineamientos definidos desde la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, leyes adicionales relacionadas y disposiciones sectoriales, con la incorporación de la energía eólica al parque generador boliviano.

“Esta tecnología es nueva para el país, habiendo alcanzado a nivel internacional un alto grado de madurez tecnológica, difusión, precios aceptables y comprobado su aporte a la generación eléctrica”, refirió Rocabado.

Corani, empresa filial de Ende Corporación, ha desarrollado el Parque Eólico Qollpana, en su Fase I, con la decisiva participación de técnicos nacionales desde las etapas de estudio de gabinete, obtención y procesamiento de la información, diseño, desarrollo, hasta su ejecución y puesta en operación comercial.

Cuando se inauguró la I Fase de la planta, el presidente Evo Morales, dijo “Bolivia inicia en Qollpana una nueva era en la generación eléctrica utilizando la velocidad del viento como energía renovable no convencional, destinada a diversificar la matriz energética nacional”.

Ahora con la ampliación del Parque Eólico de Qollpana, ubicado en el municipio de Pocona en Cochabamba, será una realidad, destacó el gerente de Corani.

Esta ampliación, está prevista en una segunda fase, donde preliminarmente se ha estimado la instalación de 14 aerogeneradores, cada uno de 1,5 MW o 9 aerogeneradores de más de 2 MW, que aportarán 20 ó 21 MW adicionales de potencia al Sistema Interconectado Nacional (SIN), resaltó Rocabado.

Se han instalado Estaciones de Medición Eólica y Solar en los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, de las cuales ya se tendrán los primeros resultados el segundo semestre de este año.

Primera fase
La construcción de la primera planta eólica de Bolivia, a cargo de la Eléctrica Corani, consta de dos torres de 65 metros de altura y tres aspas de 37,5 metros de longitud cada una, que tienen capacidad para generar 3 MW de potencia.

Los aerogeneradores y equipos fabricados por la empresa china Goldwind, fueron instalados por la empresa china Hydrochina Zhongnan Engineering, bajo la modalidad llave en mano, con una inversión de $us 7,6 millones, financiados por la Empresa Corani S.A.

La energía eléctrica generada por la primera fase de la planta eólica beneficia a unos 25.000 habitantes de las comunidades locales como Pocona, Totora, Epizana, MontePuncu, Chimboata, Qollpana, Yuraj Molino, distantes a 140 kilómetros de Cochabamba.

Estas poblaciones, a partir del proyecto, disponen de energía eléctrica en forma más confiable, estable y segura, lo que les permitirá mejorar su calidad de vida e iniciar emprendimientos productivos, educativos, sociales y de salud.

Con los aerogeneradores, se reducen las pérdidas eléctricas en la red de distribución rural de la Empresa Distribuidora Elfec, además ha propiciado la extensión de redes eléctricas trifásicas a las poblaciones cercanas al proyecto.

El potencial eólico total de la zona de Qollpana se estima en más de 50 MW, desarrollándose en la segunda fase del Parque Eólico de Qollpana solo 20 o 21MW, dejando la posibilidad de futuros desarrollos en la misma zona.

Energía limpia
La generación eólica es la generación eléctrica ambientalmente más limpia y amigable, aporta en la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero, al desplazar la generación con combustibles fósiles.

Rocabado dijo que Qollpana, también aporta en la disminución del consumo de un recurso natural no renovable (gas natural); es decir, contribuye con el ahorro del gas natural, lo cual permite que el país pueda darle un uso económico más apropiado en exportación y/o industrialización, incrementando el ingreso de recursos al Estado. Aporta a disminuir la subvención al gas natural para la termoelectricidad; lo que significa, ahorro económico.

Finalmente, el parque eólico de Qollpana, adiciona un atractivo más al circuito turístico de la zona, por sus características técnicas y las constantes visitas que llegan a Pocona para conocer las torres, dijo.
 

viernes, 9 de mayo de 2014

Energías Renovables para Cambiar la Vida en Bolivia

La Organización No Gubernamental Internacional inglesa “Soluciones Prácticas” viene ejecutando múltiples proyectos de impacto social en poblaciones aisladas de Bolivia para facilitar el acceso a energías renovables, gestión de riesgos y adaptación al cambio climático; así como sistemas de producción y acceso a mercados en Bolivia.
Presente en Guanay, Quime, Alto Beni, Colquencha, Sorata, Waldo Ballivián y Jesús de Machaca en el departamento de La Paz, la organización generó varios proyectos de impacto social y de transformación económica.

Hasta ahora la cooperación técnica internacional logró ejecutar inversiones por aproximadamente $us 10 millones y satisfacer las necesidades básicas insatisfechas de entre 1.000 a 2.000 familias que viven en el Estado, señala Rafael Escobar, gerente del Programa de Energía, Infraestructura y Servicios Básicos - Eniser de Soluciones Prácticas.

La organización trabaja en América Latina desde 1985 y en el mundo desde 1966. “A la fecha hemos implementado más de 300 proyectos en Europa, Asia, África y América Latina”, precisa Escobar.

Soluciones Prácticas tiene una oficina regional para América Latina con sede en Lima, desde donde coordina el trabajo regional para Bolivia. En ambos países trabajan, aproximadamente, 150 personas. “En los 26 años que tenemos trabajando en la región hemos implementado una variedad de proyectos en Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Honduras, Nicaragua, Cuba y México”, afirma el ejecutivo.

Para Escobar, uno de los logros más importantes que alcanzó Soluciones Prácticas a lo largo de los últimos años consiste en que es “posible reducir la pobreza utilizando la tecnología de manera apropiada y sostenible, trabajando para que las obras más simples tengan efectos profundos en la vida de las poblaciones más vulnerables”.

En ese sentido, Escobar indica que Soluciones Prácticas “propone respuestas apropiadas, prácticas y de largo plazo que deben estar íntegramente bajo control de las poblaciones locales, ya que es la población, en última instancia la que usará los beneficios para mejorar sus condiciones de vida”.

La prioridad: comunidades aisladas
Soluciones Prácticas, mediante su programa Eniser, trabaja en comunidades aisladas del territorio nacional para que la población acceda a servicios sostenibles de energías renovables, agua, saneamiento, manejo de residuos y tecnologías de la información, dice Escobar.

La entidad privada de cooperación también opera en acciones orientadas a incrementar la producción y productividad agropecuaria, la competitividad, la gestión de riesgos y el bienestar, mediante el uso apropiado de la gestión de la información y la comunicación.

En Bolivia, Soluciones Prácticas tiene presencia desde el 2008 “y esperamos continuar por un periodo de varios años”, expresa optimista el gerente.

Las áreas en las que trabajan con prioridad son la Producción y Acceso al Mercado, Gobernabilidad, Gestión de Riesgos y Cambio climático, y Energía, Infraestructura y Servicios Básicos, enumeró el ejecutivo.

Electricidad para Bolivia y Perú
El contexto energético de la zona andina de Bolivia y Perú es muy similar. En el caso de Bolivia, según el plan de universalización de la energía, el grado de cobertura eléctrica en la zona rural es del 54%. “Por esta razón venimos trabajando en la implementación de proyectos utilizando las energías renovables, apoyando el análisis de la normativa energética y promoviendo el trabajo interinstitucional a través de la formación de una plataforma energética que impulse el análisis y el desarrollo de proyectos de energía renovable a pequeña escala”, señala.

También implementa un proyecto sobre el manejo de residuos sólidos como una alternativa para mejorar el medio ambiente.

Energía Total
Escobar explicó que Soluciones está trabajando bajo un enfoque denominado “Energía Total”. De esta manera, la institución viene implementado el proyecto denominado “Desarrollo de la Microhidroenergía y fortalecimiento de cadenas productivas con energías renovables en La Paz”.

Simultáneamente están en marcha proyectos binacionales, donde se apoya el uso de las energías renovables en el turismo rural y la comercialización de la lana de camélidos sudamericanos. “Este último proyecto es ejecutado en las comunidades de Cangalli Pichacani y Pucarapata (en Perú) y Lakatía (en Bolivia), ubicadas en los Andes a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Dichos proyectos deben estar concluidos este año”, señala el ejecutivo.

Soluciones Prácticas garantiza recursos para hacer posibles los proyectos a través de Svenska Postkod Stiftelsen de Suecia, también apoya el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) a través de Alianza en Energía y Ambiente (AEA).

Además, tiene el compromiso formal de aplicar los alcances del proyecto con la participación de los municipios de Guanay y Sorata en Bolivia, y Nuñoa en el Perú.

En general, los proyectos pretenden aprovechar los recursos naturales (como el agua) para implementar pequeñas microcentrales hidroeléctricas que mejoren la cobertura eléctrica en el área rural.

Para el caso del proyecto binacional, Soluciones busca mejorar las condiciones de vida de las poblaciones de las comunidades involucradas, dando condiciones para generar valor agregado a la producción de fibra de alpaca (Perú) y turismo receptivo (Bolivia), utilizando energías renovables para mejorar la economía local, sobre todo de las mujeres y jóvenes que trabajan en dichas actividades, explica Escobar.

Del mismo modo está interviniendo en la población de Colquencha, en temas de mejoramiento de vida sostenible para familias originarias; y en energía, infraestructura y servicios básicos en la localidad de Amaguaya en el Municipio de Guanay, y Lakatía en el Municipio de Sorata, en las proximidades del cordón internacional entre Bolivia y Perú.

ISA Bolivia dona tanque de agua a hospital de Punutuma

En el marco de su gestión Sostenible y de Responsabilidad Social, la empresa de transporte de energía eléctrica ISA Bolivia realizó la entrega de un tanque de agua de 3.000 litros al hospital de la Localidad de Punutuma, en el departamento de Potosí.

Este importante donativo fue concretado por la empresa el pasado 18 de marzo. Representantes de la subestación Punutuma de la empresa entregaron el tanque a las autoridades competentes y personal médico y administrativo del Hospital de Punutuma.

A través de esta entrega, el centro de salud contará con agua potable para su consumo y podrá realizar en forma higiénica tareas tan delicadas como el lavado de instrumentos quirúrgicos y otros usos médicos.

De acuerdo con un comunicado institucional, la empresa ISA Bolivia está comprometida con el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades cercanas a sus instalaciones, otorgando preferencia a la atención de las necesidades básicas con énfasis en salud y educación, para promover el desarrollo de sus habitantes.

“Esta donación es la representación de lo que es la responsabilidad social para ISA Bolivia, es involucrarse y reconocer las verdaderas necesidades de las comunidades cercanas a nuestras líneas y comprometerse con el bienestar de las mismas, apoyándolas y aportando con un granito de arena para mejorar la calidad de vida con foco en la salud, la educación y el deporte”, afirma.
 

 

viernes, 28 de marzo de 2014

La hora del planeta 2014


¡UNETE a esta acción mundial! este Sábado 29 de Marzo desde las 20:30 hasta las 21:30 apaga las luces y desconecta todos los aparatos eléctricos que puedas y juntos demos un respiro a nuestro planeta.
¿Participaras este año?... Nosotros si :)
 
"APAGA LA LUZ, ENCIENDE EL PLANETA"

domingo, 2 de marzo de 2014

Programa de Energías Renovables en Corea

Hace algunos meses, la sede central de la Agencia Internacional de Cooperación Coreana (Koica, por sus siglas en inglés), ubicada en Seúl, cobijó a 13 ejecutivos y profesionales bolivianos que son parte del Renewable Energy Development Program, evento que es organizado por Koica con el respaldo de Korea Energy Power Corporation (Kepco).
En representación de Bolivia se encuentran miembros del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, la Autoridad de Electricidad (AE), la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (Ebih), la Universidad Mayor de San Simón y Energy Press, por invitación de la Embajada de la República de Corea.

El programa incluye una amplia agenda de trabajo que permite a los participantes tomar contacto con la realidad energética de Corea del Sur, un país considerado modelo por el desarrollo económico y social alcanzado en apenas cinco décadas, sus políticas sectoriales, su iniciativa en energías renovables y su capacidad de adaptación a entornos internacionales no siempre favorables.

De igual forma, los participantes han tenido la oportunidad de efectuar visitas a importantes plantas generadoras de electricidad, tanto térmicas, eólicas y solares, así como a zonas donde se trabaja con mayor intensidad con el propósito de lograr una mayor eficiencia energética con redes inteligentes, como es el caso de la isla de Jeju, en el extremo sur del país asiático.

Los participantes valoraron la experiencia por su alcance y profundidad temática, así como por la hospitalidad coreana, reflejada en cada jornada de interacción con los funcionarios de Koica y Kepco.

Fernando Ledezma, investigador de la UMSS y coordinador de la delegación boliviana, dijo que “el programa resulta ser una valiosa oportunidad de aprendizaje en un país de gente muy amable y un ejemplo de trabajo y progreso”.

Por su parte, José Miguel Sánchez, director de Energy Press, destacó el nivel técnico y profesional de los facilitadores del programa, la gran mayoría altos ejecutivos de Kepco, y la oportunidad que representa la toma de contacto con una realidad energética dinámica y de vanguardia como la coreana. “El programa permite sumar conocimientos de uno de los modelos de país más destacados del mundo”, agregó.

Con cerca de 50 millones de habitantes, Corea del Sur se ubica entre las 15 naciones más ricas del mundo, con un alto consumo energético y un desarrollo económico y social considerado un milagro alcanzado en pocas décadas.

Kepco, una de las diez compañías eléctricas más importantes del mundo, posee inversiones en Australia, Medio Oriente y América Latina. Su visión al 2020 es consolidarse como líder global en el suministro de energía verde y redes inteligentes.
 

viernes, 31 de enero de 2014

Biodiésel, ¿energético no aprovechado?

 
Mientras Brasil se destaca como productor y consumidor de biodiésel, en Bolivia todavía se discute el uso alternativo de este combustible pese a que es un país deficitario en la producción de diésel fósil y depende de las importaciones para cubrir la demanda interna.

Una de las trabas para la producción comercial de este biocombustible en el país es la falta de reglamentación de la Ley del Biodiésel 3207 promulgada el 30 de septiembre de 2005, coinciden representantes de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y de la Gobernación de Santa Cruz.

“Hay varias iniciativas privadas que están haciendo algunas inversiones preliminares para producir biodiésel. Tenemos como base una ley, vigente ya hace muchos años, que permite formular la cantidad de biodiésel para una producción, pero no tenemos el reglamento que nos va a permitir realmente producir para comercializar”, dice Rolando Zabala, gerente general de Anapo.

Al respecto, Gabriel Dabdoub, presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (FEPSC), afirma que el Gobierno debe incentivar la producción del biocombustible. “Es importante tener una reglamentación para avanzar en investigación y desarrollo. (El biodiésel) puede ser una alternativa de energía renovable en momentos en que se importa productos como diésel y gasolina”, expresó.

El precio del diésel
Producir biodiésel sería menos costoso y “más conveniente” que importar diésel, si es que se elimina la subvención del carburante no renovable.

A decir de Blas García, responsable del Proyecto Biodiésel en el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), el costo de la producción de biodiésel es de casi Bs 8, mientras el litro de diésel subvencionado es de Bs 3.72. Pero sin subsidio el litro del combustible costaría Bs 9.40 aproximadamente, tal como lo explica en un artículo el analista energético Mauricio Medinaceli.

La demanda de este combustible va en aumento y la producción en descenso. En cuatro años, el valor del diésel importado se incrementó un 43,26%, por lo que la dependencia del país hacia este producto de origen venezolano aumentó en $us 596,17 millones.

En nueve meses de este año la importación de diésel superó $us 1.970 millones, en tanto que en igual periodo del 2010 la factura fue de poco más de $us 1.375 millones, de acuerdo con un registro publicado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Potencial de producción
Un estudio del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) señala que con el 50% de la producción de soya que no es empleada para el consumo interno ni la exportación, Bolivia está en condiciones de producir 26 millones de litros de biodiésel al año.

La primera planta piloto de producción de biodiésel en el país, implementada por el CIAT, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, da luces para alcanzar este propósito.

Distante a 75 kilómetros al norte de la capital cruceña, en la Estación Experimental Agrícola de Saavedra (EEAS), se encuentra la planta piloto de biodiésel que inició sus operaciones con fines de investigación en procesos de producción del biocombustible con materias primas (aceites) de diferentes especies vegetales.

El biocombustible se elabora allí a partir de aceites vegetales, a través del proceso químico de transesterificación. Puede ser usado en el motor, puro o mezclado con combustible derivado de petróleo y no requiere ninguna adaptación o modificación en el motor.

En la planta, a nivel experimental, los investigadores del CIAT obtienen biodiésel de aceite de soya, girasol y cusi, para evaluar la calidad y el rendimiento como biocombustible y así obtener información sobre la potencialidad y viabilidad de su producción.

No obstante, existen mayores posibilidades de elaborar biodiésel de aceite de soya. “Solamente con la superficie cultivada de soya que tenemos actualmente podríamos producir biodiésel para hacer mezclas con diésel de petróleo y cubrir un 20% de la demanda”, dijo.

Un proyecto alentador
En la planta, que tiene una capacidad de producción de 210 litros por día de biodiésel, no se realizan los procesos de extracción de aceite de las especies vegetales, ya que el proyecto no cuenta con prensas ni equipos de extracción de aceite, por lo que el CIAT obtiene la materia prima (aceite) de empresas aceiteras para fines de investigación.

Esta planta fue diseñada por técnicos del CIAT y construida en acero inoxidable por la empresa Planagro, que se adjudicó la construcción, instalación, montaje y puesta en marcha por un monto de $us 56.000, financiado por la Gobernación de Santa Cruz.

Blas García informó que a la fecha los investigadores del CIAT están utilizando el biodiésel en tractores agrícolas, como pruebas experimentales. Previamente, mezclan el biodiésel y el diésel en una proporción de 80% y 20%, respectivamente.

Experiencia con piñón
Con el objetivo de generar información técnica sobre materias primas y procesos de producción de biodiésel con aceites de especies vegetales que no compitan con la seguridad alimentaria del país, el CIAT está trabajando en investigación con el piñón (Jatropha curcas).

Se trata de una especie potencial para materia prima de biodiésel, por el alto contenido de aceite que tienen sus semillas (39%). De acuerdo con explicaciones de Blas García, contienen el doble de aceite en comparación con la soya, que tiene 18%.

La institución ha establecido ensayos de investigación con piñón en diferentes zonas agroecológicas del departamento (Saavedra, Pailón, Camiri, Roboré, Cabezas y Charagua), con la finalidad de evaluar su comportamiento y seleccionar materiales genéticos altamente productivos, adaptados a las condiciones edafoclimáticas de cada zona y, de esta manera, generar nuevas variedades de cultivos bioenergéticos para biodiésel.

Por cada tonelada de grano de piñón se puede obtener hasta 390 litros de aceite de muy buena calidad para biodiésel. Pero la semilla del piñón no es inofensiva, sino que es tóxica. Por ello no se puede aprovechar su torta después de extraer el aceite para la alimentación de animales.

En este sentido, los investigadores de muchos países están trabajando para generar variedades que no sean tóxicas o desarrollan tratamientos físico químicos que permitan destoxificar la torta del piñón sin degradar la proteína.

Cuando se logre conseguir alguna variedad altamente productiva de piñón que no sea tóxica, según García, este cultivo comenzará a despegar y expandirse.

Proceso de Obtención del Biodiésel


La fabricación del biodiésel inicia con el aceite vegetal. Una vez obtenido, el aceite es depositado en una unidad para su filtración y limpieza, luego pasa al reactor donde se adiciona el metóxido (hidróxido de sodio y metanol) y se produce el proceso de la transesterificación, en esta fase se separa la glicerina del biodiésel y se procede a su decantación.

Una vez separado el biodiésel de la glicerina, se procede a su lavado con agua de buena calidad, para sacar las impurezas y restos de jabones que se forman en la transesterificación. Posteriormente, se realiza el secado del combustible mediante un tratamiento térmico, obteniendo el producto final que es el biodiésel 100% puro. Para evaluar su calidad, el biodiésel es mezclado con diésel en una proporción de 80/20.